lunes, 24 de noviembre de 2014

Tu y mis inviernos


Si la lluvia nos enfría, arrópame fuerte, sin pausas, hasta ser uno.
Si el invierno nos envuelve en blanco, sé tu mis mejillas ruborizadas.
Si las luces navideñas se funden, hazlas brillar con tu sonrisa.
Si el eterno frío me hace tiritar, sé mi mejor abrigo.
Si el hielo se deshiela, dame azúcar en vez de sal.
Si el iceberg se aproxima, cambia el rumbo de mi titanic.
Si el cielo se cubre, que las nubes nos sirvan como almohada de sueños.
Si los copos de nieve dejan de caer, que tu magia los haga volar.

Si tu mirada deja de acecharme, que baje el mismísimo dios a devolvértela. 
Si dejas de susurrarme, mis inviernos no serán así. No serán mágicos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario