jueves, 2 de octubre de 2014

¿Y si hablamos hoy del amor?

No me considero una enamorada del amor, es más, ni tan siquiera se me da del todo bien. Tampoco creo que sepa todo lo que se deba saber acerca de el, pero lo poco que sé, es que es una sensación que reconforta increíblemente. 
¿A quién no le gusta sentirse querido por otra persona? 
El saber que hay alguien que cada vez que piensa en ti se le ilumina la cara, y que, sin darse cuenta le sale una pequeña sonrisita traviesa.
¿A quién no le gusta tener esa colonia de mariposas a punto de estallarle en la barriga por culpa de los nervios de la primera cita?
¿A quién no le gusta que las miradas se digan incluso más que las palabras?
Y es que, esto que os narro, no es ninguna novedad. Todos lo sentimos. A todos nos tiembla el cuerpo y se nos ponen los pelos de punta cuando esa persona nos dice al oído algún que otro pecado.
Y no hablemos del primer beso...Ese primer tacto, ese momento en que el mundo se para. Todo se detiene y sólo existimos nosotros dos.
Y me pregunto yo, ¿A eso no lo podemos llamar magia?, ¿No es magia acaso?



No hay comentarios:

Publicar un comentario