domingo, 26 de octubre de 2014

Sucesos impredecibles pero apetecibles

Largo tiempo para desconectar.
Restaurar el cerebro, y empezar con nuevos objetivos. 
Nuevas ideas. 
Ideas llenas de ilusión, actitud y entusiasmo.
Libres, transparentes.
Pilares fundamentales para el éxito.
Y sin pausas pero sin prisas, llega.
Así, sin más. 
Dulce otoño.
Y sabe mejor que otros otoños. Huele mejor.
Tiene nombre y forma. Tiene humor y lunares.
¿Quién me ve a mi siendo astronauta investigando tu figura?
Mientras Madrid enamora con sus versos, yo aquí presa de tus besos.
Presa de la forma en la que me miras. Presa de tus labios.
Presa de ti.
Fan de tus ataques de locura.
Follower de tu sonrisa.
Y compañera en momentos de auge y depresión.
Somos tiburones en un mar de estrellas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario