jueves, 14 de abril de 2011

La verdad duele, pero la mentira duele aún más

Tantas mentiras que ya no se pueden contar, es esta estúpida realidad la que me hace soñar en un sueño interminable, es esta inexplicable crueldad de vida la que me arroja a hacerte daño, a hacernos daño mutuamente. Basta ya, dejemos de jugar a querernos y bésame sin miedo, sin respiración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario