jueves, 31 de marzo de 2011

Die

Dicen que la muerte es el final, que es lo peor, que no hay vuelta atrás después de ella, que es insufrible, que es desesperante. Yo creo que la muerte tan sólo es el principio de la vida de cada uno de nosotros. La vida es la mínima parte de esta asquerosa experiencia, por eso cada día espero y ansío ese día en el que en mi ataúd ponga mi nombre en fluorescente y yo esté allí arriba observando todo lo que ahí abajo está ocurriendo. Tan sólo espero ese día para vivir una nueva vida, para ir al verdadero paraíso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario