jueves, 31 de marzo de 2011

Die

Dicen que la muerte es el final, que es lo peor, que no hay vuelta atrás después de ella, que es insufrible, que es desesperante. Yo creo que la muerte tan sólo es el principio de la vida de cada uno de nosotros. La vida es la mínima parte de esta asquerosa experiencia, por eso cada día espero y ansío ese día en el que en mi ataúd ponga mi nombre en fluorescente y yo esté allí arriba observando todo lo que ahí abajo está ocurriendo. Tan sólo espero ese día para vivir una nueva vida, para ir al verdadero paraíso.

martes, 15 de marzo de 2011

Aunque el tiempo es de esperar, sé que algún día volverás a mí, para estar juntos. Espero que sea pronto, ya que tu espera es de eterna tardanza. Deseo que regreses. Regresar a mis cálidos brazos.

lunes, 14 de marzo de 2011

Easy come, easy go

Es verlo y morir a sus pies, verlo y desgarrarme la piel, verlo y arrancarme las venas, simplemente por verlo, por eso según me han dicho sufro, sufro mucho, y he decidido darme una vuelta, de un tiempo, tan sólo para recordar, revivir, reconstruir momentos fantásticos e irrepetibles, nunca para olvidar ya que eso es de inconscientes. Cuando vuelva seré más fuerte, tendré mi propia voluntad, fuerza y luz, y nadie, repito nadie me arrebatará mi sueño. Y ahora me limitaré a hacer la maleta y despedirme, pero como ya dije, sólo por un tiempo.





miércoles, 9 de marzo de 2011

Sonríe cuando no haya que llorar, y llora cuando ya no se pueda sonreír, ya que llorando te rindes, te calmas, te desvaneces, te esfumas en el espacio, el viento te domina y te cautiva. Sonríe por haber llorado, por haber experimentado todo aquello ya dicho. Sonríe; no te dejes llevar por las apariencias que tu brillas, y con luz propia.



Amigo fiel.

Él ahí, esperándome, sólo a mi, mirándome a los ojos, con esa inmensa sonrisa, deseando cogerme la mano, esperando dar ese paseo juntos,desesperado por quererme aún más, desesperado por rozar mis labios; como si fuera la primera vez. Y en todo momento me sonríe, me mira con esa mirada que en tan sólo una palabra lo dice todo, de nuevo, me sonríe, y finalmente me dice sigilosamente al oído: "Te quiero" 

miércoles, 2 de marzo de 2011

Nunca, y cuando digo nunca, es nunca, des media vuelta por algo que has hecho, da igual, no tiene una suma importancia, pero la cabeza bien arriba, esbelta, serena y madura. Nunca te enfades contigo mismo, ríete de tus enfados y de tus caídas, que de ellas se aprenden, sé... ¡Tú mismo!



Mírame.

Mírame a los ojos y dime que no me engañas, mírame a los ojos y dime que me amas, mírame a los ojos y dime que soy tuya, mírame a los ojos y dime que nadie me separará de ti, mírame, y dímelo todo. Ahora, si te arrepientes de algo, que no sea de estar mirándome.



Despega y fuera.

Diez de la mañana, preparada para despegar, butacas en posición vertical, mi mejor música puesta y ... todo empieza; empiezo a soñar, empiezo a desorbitar mi cabeza pensando en el nuevo lugar que voy a descubrir. Oigo ronquidos, no importa, no los escucho no hace falta que alguien moleste, es estúpida la sensación de tranquilidad, es mejor vivir en un mundo lleno de escandalera y diversión, es mejor que estar encerrado de por vida en un convento de clausura como donde yo, estoy ahora mismo. Pero da igual, yo, sola, inconscientemente me imagino en otro lugar, más cálido y abrazador. Ahora, me siento en casa.



martes, 1 de marzo de 2011

Sueña, no hay límites.




Soñando es la única manera de abrir los ojos en una dimensión diferente. Extraña, especial, única, dispensable, desesperante; adentrándose en ese peligro inexistente. Por eso cuando despiertes, sueña que vuelves a soñar en ese extrañable sueño.