sábado, 12 de febrero de 2011

Mientras duermes.

Todo cambia, el imsomnio me domina, recuerdos insaciables de aquellas épocas en las que todo era reír y disfrutar.
Todo cambia a medida que pasan las horas, mi tiempo se va limitando cada vez más y más, convirtiéndose en una minúscula parte de mi asombrante vida.
Todo cambia, haciéndome sentir diferente, pensando, conversando, mirando, y besando.
Todo cambia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario