sábado, 26 de febrero de 2011

Cada día.

Cada día que pasa, a lo largo de esta larga y traicionera vida, recuerdo los mejores momentos que vivo, tanto con los de siempre como con los nuevos.
Cada día que pasa, procuro levantarme con el pie izquierdo y llegar a lo más alto. Mirando a los límites del cielo, a los escombros de la tierra, a lo ya visto.
Cada día que pasa, la mañana es más corta, la tarde se aproxima, y la noche... llegó. Y en ese preciso momento te centras, piensas, rebobinas, y le das al play. Recordar y revivir momentos es algo duro y frágil, agradable y doloroso, pero también y ante cualquier cosa es difícil de entender a toda persona que no sea si misma. Para mañana una nueva frase; recuerda el pasado, vive el presente e imagína el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario