sábado, 26 de febrero de 2011

Alone.

Sola, sí sola, en aquel desierto sin fin de palabras que únicamenete duelen, hacen sufrir, y destrozan mi manera de pensar las cosas de ambos.
Sola, sí sola, porque ya no piensas en esos momentos de infinita felicidad que juntos compartíamos.
Sola, sí sola, el saber tu querer, el sentirlo, saborearlo, apreciarlo, son muestras que tu ya no aportas, tanto hacia tí, como hacia mí.
Sola, sí sola, es lo que me siento si tú no estás aqui conmigo. Vuelve, regresa a mi, de dónde quiera que estés. Devuélveme la vida que un mal día me robaste. Si regresas llámame, ya te sabes mi número, te esperaré, hasta la muerte pues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario